BIENVENIDA




¡Saludos, familias especiales!
Este blog es para nosotros, las personas que amamos a alguien con capacidades diferentes. Nuestro objetivo es apoyarnos, transmitir experiencias e información, no sólo entre nosotros, sino a toda la población, darnos a conocer con el fin de que nuestros niños vayan siendo cada vez más incluidos en nuestra sociedad en sentido social, económico, legal, cultural, etc.
Esperamos sea de su utilidad, y agrado.

agosto 10, 2011

NUESTRA VIDA... Recibiendo la noticia de un hijo especial - II Parte

No siempre una pérdida se resuelve de la misma manera. Hay factores biológicos, sociales, culturales, etc., que pueden influir en un ser humano. Y pueden presentarse diferentes situaciones, como las que mencionamos a continuación.
TIPOS DE DUELO.
ANTICIPADO: precedido con tiempo y pleno conocimiento de la situación, permite prepararse anímicamente.
RETARDADO: es un duelo inhibido o reprimido. Se puede tener una reacción emotiva en el momento en que se vive la pérdida, pero no va en proporción con ésta. El pesar se manifiesta con cierta exageración más adelante cuando la pérdida es reactivada por una situación menor. CRÓNICO: Es un pesar inusitadamente intenso que no disminuye con el tiempo y, por lo tanto, se transforma en una manera de ser.
EMERGENTE: El sufrimiento aparece por etapas, fechas o circunstancias.
PATOLÓGICO: El duelo anormal puede presentarse de diversas maneras, que va desde el retraso del duelo, o la ausencia de este, hasta un duelo muy intenso y prolongado.
NEGADO: Es la ausencia de la expresión del duelo en el momento de la pérdida.
EXTRAORDINARIO: Ocasionado por situaciones críticas en caso de una muerte; como pueden ser el aborto, suicidio, homicidio, tortura, cuerpos sin aparecer, guerras, etc.
SALUDABLE O POSITIVO: Te planteas el gran desafío de reincorporarte al mundo a partir de una nueva identidad, de un nuevo conocimiento de nosotros mismos, en el cual no está incluída la antigua realidad que se tenía o que se pensaba tener, sino una nueva realidad plenamente aceptada y disfrutada.
Algunas recomendaciones para tener un duelo sano, son las siguientes:
LLORAR: es humano y es una reacción normal.
HABLAR: es una forma de desahogarse y compartir nuestros sentimientos y nuestros estados de animo.
CONVERSAR CON OTRAS PERSONAS EN SITUACIÓN SIMILAR: acercarse a un grupo de ayuda mutua.
RECONOCER LA PÉRDIDA: admitir la pérdida nos permitirá avanzar en la aceptación.
ESCRIBIR LO QUE SE SIENTE: nos permite esclarecer nuestros propios sentimientos y las emociones.
CULTIVAR EL AFECTO Y EL AMOR MUTUO EN LA PAREJA: mantener comunicación con el cónyuge.
PRESTAR ATENCIÓN A TODA LA FAMILIA: Los hijos también elaboran su propio duelo, no los olvidemos.
RESPETAR EL DOLOR DEL CÓNYUGE: Se debe evitar la crítica ante el dolor de nuestra pareja. CONSULTAR A UN PROFESIONAL: Asistir con un Psicólogo para recibir orientación y consejo. EVITAR TOMAR RESPONSABILIDADES O DECISIONES IMPORTANTES: Aplazar las decisiones importantes como cambiar de casa, vender las cosas o cambiar de trabajo.
DUELO EN PAREJA.
Luego de la dramática pérdida de un hijo o al enfrentar una condición de discapacidad, cada uno de los padres asume su propio dolor y la relación de pareja no ocupa un primer término. Por lo general son las mujeres las que expresan sus sentimientos mas abiertamente. En cambio los hombres inhiben el dolor y no muestran sus sentimientos. Según La sociedad y nuestra cultura “El hombre comparte lo que hace, no lo que siente”, aunque por dentro sienta rabia, frustración, impotencia, culpabilidad o sentimiento de fracaso como protector, según la circunstancia. Es frecuente que se produzcan tensiones y conflictos en la vida de pareja como:
  • No coincidir con la forma como el otro vive su perdida
  • Culpar a la pareja
  • Falta de sincronización en las etapas del duelo
DUELO EN LOS NIÑOS.-
Podemos pensar que los niños no comprendan muchas cosas, pero son perfectamente sensibles a los cambios que se producen en la casa, y quizá será esto último lo que más podrá afectarlos, de no manejarse adecuadamente.
Se debe dar respuesta a todas sus preguntas según el nivel de entendimiento de cada niño. Generalmente, ellos asumen con más naturalidad una condición diferente en un hermano, así que debe aprovecharse esta ventaja. Sin embargo, como la dinámica familiar cambiará, hay que observarlos, e identificar alguna conducta fuera de lo usual.
Algunos síntomas significativos que se manifiestan en la conducta de los niños son:
  • Cansancio o hiperactividad
  • Sentido de vulnerabilidad
  • Miedo por su seguridad y por sus seres mas queridos.
  • Problemas de atención y memorización
  • Falta de sueño y apetito.
  • A los niños siempre hay que hablarles con la verdad y tratar de responder de la mejor manera a todas las preguntas o dudas que pudieran tener.
  • Y en el caso de que uno o más síntomas permanezcan de manera prolongada, solicitar ayuda profesional para valorar la situación.
El sufrimiento humano, generalmente se desencadena a raíz de una idea. En nuestro caso, el dolor por la idea que nos habíamos hecho previamente sobre nuestra familia, sobre nuestros hijos, sobre nosotros mismos o los planes que teníamos. De forma que podemos trabajar en implantar otra idea, para desarraigar la anterior. A esto se le llama "desaprender". No está perdido lo que habíamos soñado, no hemos perdido a nuestros hijos, no hemos fracasado; simplemente, que tendremos una vida DISTINTA a lo que tal vez hasta este momento conocíamos. Pero eso no significa que, aunque tendrá experiencias difíciles, no tendrá también vivencias maravillosas, y una nueva forma de enfocarnos y de entender la felicidad.
Al recibir un niño especial en la familia, hay que tener presente que SIGUE SIENDO, ANTE TODO, UN NIÑO, y por lo tanto será una igual o aún mayor fuente de ternura y cariño; así como una inspiración y motivo para aprender y lograr un sinfín de cosas como ser humano, como pareja, como familia. Un niño con capacidades diferentes, es como un galardón, como una categoría aparte, ahora no sólo él o ella, sino todos, somos una familia especial.


"Si no fuera por mi hijo especial, no tendría idea de todo lo que soy capaz de lograr". Mami anónima.
"Todas las familias son especiales, pero a las nuestras les fue concedida la gracia de detenerse a valorar ese don, y gritarlo al mundo."


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Valoramos tu opinión: