BIENVENIDA




¡Saludos, familias especiales!
Este blog es para nosotros, las personas que amamos a alguien con capacidades diferentes. Nuestro objetivo es apoyarnos, transmitir experiencias e información, no sólo entre nosotros, sino a toda la población, darnos a conocer con el fin de que nuestros niños vayan siendo cada vez más incluidos en nuestra sociedad en sentido social, económico, legal, cultural, etc.
Esperamos sea de su utilidad, y agrado.

septiembre 14, 2011

NUESTRA VIDA: Educando al niño con S. de Asperger, consejos para el cuidador, II Parte

Consejo # 6 Fíjate metas SMART

No te exijas demasiado a corto plazo. Cuando estás intentando progresar en un área, hazlo paso por paso Tómate un tiempo para hacer tus metas SMART (n.e. significa ASTUTO en inglés). SMART es una sigla que representa
que la meta sea:
- Pequeña (Small)
- Medible (Measurable)
- Alcanzable (Achievable)
- Realista (Realistic)
- Defi nida en el Tiempo (Time based)

Por ejemplo, una meta que no es SMART podría ser pedirle a tu hijo: “Ser educado”. En su lugar, una meta SMART sería “Ser educado con tres personas a lo largo de un día.”

Consejo # 7 Permite que las estrategias sean una herramienta, no una meta.

Recuerda que los consejos y las estrategias existen para servirte, y no al revés. Por lo tanto, sé fl exible. Si una idea te funciona, utilízala siempre que puedas. Pero si un consejo no te funciona o te hace sentir incómodo, simplemente, ignóralo. Confía en tu buen juicio.

Tú sabes qué es lo mejor para tu hijo. Pero ten presente que las situaciones cambian en el tiempo: una cosa que no funciona hoy, podría funcionar dentro de seis meses o al revés. Así que intenta las cosas más de una vez; observa qué funciona con tu hijo y sigue tu intuición.

Consejo # 8 Intenta no consentir en exceso a tu hijo

Es un gran error sobreproteger a cualquier chico dejándole hacer siempre lo que quiera o dándole todo lo que pida. Cuando lo hacemos, nos hacemos la vida más difícil porque tendremos un chico muy exigente y difícil de complacer. Es fácil caer en ese hábito y “echar a perder” al niño con SA por diversas razones.

Por ejemplo:
- Sentimos lástima por las difi cultades que enfrenta y queremos hacerle la vida mejor.
- El niño siempre pide e insiste para conseguir lo que quiere, y es más fácil dárselo que soportar su insistencia.
- Queremos que sea feliz y nos sentimos culpables y responsables cuando está disgustado (incluso cuando su disgusto es totalmente irracional).

El motivo fundamental para ser indulgentes es que queremos que sea feliz. Lo que tenemos que pensar es que ser excesivamente consentidores no le hará feliz a largo plazo. Más bien le dará un punto de vista de la vida absolutamente irreal y eventualmente decepcionante. A veces es difícil decir “NO”, pero será la manera de hacer las cosas más agradables para ti y para tu hijo.

Una sugerencia para cuando te pida algo, es proponérselo cómo un premio por su buen comportamiento. Por ejemplo, si te pide un videojuego, podrías responder “Me encantaría darte el videojuego, y creo que lo debemos reservar cómo premio para cuando tu…”

Consejo # 9 Busca alguien con quien hablar

Asegúrate de no reservarte todos tus sentimientos por dentro. Necesitas al menos una persona en quien confiar para contarle cómo te sientes realmente. Puede ser alguien de la familia, tu pareja, un amigo. Lo más importante es que tengas la oportunidad de hablar libremente ocasionalmente.

Consejo # 10 ¡Mamás a librarse de la culpa!

Las mamás tenemos la costumbre de culparnos si no lo hacemos todo por nuestro hijo. Tenemos que librarnos de ese hábito, porque nadie se va a preocupar por nosotras si no lo hacemos nosotras mismas. No es algo fácil de hacer.

Piensa en el consejo que dan las aerolíneas: “En caso de emergencia póngase primero el oxígeno usted antes de intentar ayudar a los demás”. Recuerda: una de las mejores maneras de querer a un niño es ¡cuidar a su madre!

Consejo # 11 No le des más importancia de la que tiene

Para los que no conocen la difi cultad de su hijo, puede parecerles rudo, arrogante y torpe. Cuando su conducta provoca miradas de desaprobación o comentarios, el niño normalmente no se da cuenta. Pero los padres estamos muy conscientes de todas las señales de desaprobación y desagrado. La próxima vez que te sientas avergonzado y disgustado por cómo la gente juzga a tu hijo o a ti, recuerda esto: “A los que no tienen el problema les importa y a los que lo tienen les trae sin cuidado”.

Fuente: http://www.pasoapaso.com.ve/CMS/index.php?option=com_frontpage&Itemid=1

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Valoramos tu opinión: